Llopart, tradición exquisita

Llopart, tradición exquisita

Tomar cava durante la comida es una tradición poco arraigada en nuestra comunidad. Sin embargo, nuestros vecinos catalanes conocen desde hace siglos las bondades de una buena botella en su punto justo de frío.Versátil y humilde a la vez que sofisticado y alegre, puede acompañar desde un aperitivo hasta un plato de carne blanca. Frutos secos, aperitivo, pescado, postre… las finas y sutiles burbujas maridan con un sinfín de posibilidades, y no olvidéis que también podéis tomarlo solo.

 

Copima ha seleccionado para su catálogo uno de los cavas emblemáticos del Penedés. La familia Llopart data el origen de su dedicación vitivinícola en 1385, cuando Bernat Llopart recibe la primera concesión de viñedos en la localidad de Subirats. La adaptación de la variedad a lo largo de los siglos, y el control esmerado del proceso unido a un conocimiento profundo arraigado en la transmisión generacional garantiza un producto excelente.

cava-1024x576

Tres son los caldos de esta bodega que se han incorporado a la familia Copima. Los tres reflejan el buen saber hacer artesano de los descendientes del Sr. Bernat y combinan las uvas tradicionales del Penedés (Parellada, Xarel.lo, Macabeo) con otras no autóctonas pero que se han adaptado a la perfección, como el Chardonnay.La proximidad con el litoral propicia que sea un terreno ideal para la elaboración de cava.
Brut-Nature-Integral-99x300

 

 

Integral es un reserva con 18 meses de crianza en botella. Su carácter afrutado le confierevitalidad y frescura, convirtiéndolo en ideal para disfrutar de una copa entre comidas, sin necesidad de acompañarlo. En el caso de que queramos presentarlo maridado, las sugerencias de cata apuntan al momento del aperitivo, aunque también se recomienda para acompañar platos más bien ligeros.

 

Brut-Nature-Reserva-1-99x300

 

 

 

 

El Reserva Brut Nature es uno de los de mayor trayectoria y reconocimiento en el repertorio de la bodega. No en vano fue uno de los primeros de esta calidad en ser elaborados en nuestro país, con una crianza mínima de 26 meses en botella. Los toques especiales que este envejecimiento aporta lo convierten en una cava fácil de combinar con cualquier receta, pero también ideal para disfrutarlo por sí mismo.

 
Reserva-Imperial-Brut-86x300

 

 

 

Por último presentamos el Gran Reserva Imperial Brut, más complejo y estructurado que los anteriores, al contar con 42 meses como mínimo de crianza en botella. Se recomienda paraacompañar platos consistentes y hará las delicias especialmente de aquellos que sepan apreciar los cavas de envejecimiento prolongado.

 

 

 

 

Además de todo lo que ya hemos dicho, el compromiso Llopart va más allá y actualmente la producción es ecológica, garantizando la sostenibilidad de una actividad única. Estamos seguros de que quedan muchas más generaciones por delante para dar continuidad a este bello proyecto, que armoniza tradición, respeto y calidad.

cepa-brotando-con-logo-al-fondo-1024x576